¿Qué son las arras y por qué son necesarias?

Tanto si deseas vender tu casa como si ya has encontrado el piso de tus sueños y estás a punto de comprar esta información te interesa. El proceso burocrático en torno a la compraventa de un bien inmueble que tiene su lugar de salida con lo que se conoce como las arras. El contrato de arras es el más importante de los documentos, incluso por encima de la escritura. Su objetivo no es otro que salvaguardar los derechos de las dos partes implicadas. Precisamente, por su importancia queremos aclarar toda la información en torno a las arras o señal.

Qué es el contrato de arras

Las arras son un acuerdo jurídico privado, al amparo del art. 1454 del Código Civil, a través del cual se reserva el derecho sobre una vivienda. Dentro de este contrato se establece una señal o cantidad económica (entre el 5% y el 10% del precio final) necesaria para poder hacer oficial dicho acuerdo.

Este es el primer documento que se cumplimenta para el proceso de compraventa de un bien inmueble. Su importancia es tal que no debe dejarse ningún detalle al azar, dejando detallado todo lo que se acuerda por ambas partes. El contenido de un contrato de arras deberá incluir:

  • Los datos personales y el DNI tanto del comprador como del vendedor.
  • La descripción pormenorizada de la vivienda, incluyendo las posibles cargas del inmueble.
  • La cantidad de dinero que se establece en concepto de señal.
  • El precio final por el cual se va a adquirir el inmueble.
  • El plazo de tiempo total en el que se formalizará la venta.
  • Cómo se establecerá el reparto de los gastos de la compraventa.

Las arras y sus tipos

Existen varias clases de arras que es importante que conozcas, ya que cada una de ellas tiene sus propias exigencias. Los tipos de contratos de arras son:

  1. Las arras confirmatorias: se trata de un documento con mucho más peso que una simple reserva. En él queda reflejado el interés por formalizar la compraventa, ya que si alguna de las partes se echara atrás existe la obligación de cumplir con el contrato o asumir la indemnización pertinente por daños y perjuicios.
  2. Las arras penitenciarias: este contrato determina las consecuencias ante el incumplimiento del acuerdo. Si el comprador finalmente se retira del proceso perderá la cantidad total de dinero entregada como señal. Mientras que si es el vendedor quien finalmente no cumple con su palabra tiene como obligación devolver el doble del dinero aportado en calidad de arras.
  3. Las arras penales: en este caso nos encontramos ante un documento que proviene de una cláusula penal según el artículo 1152 del Código Civil. En el caso de que alguna de las partes incumpla el acuerdo deberá pagar la cantidad total de dinero fijada en dicha cláusula, pudiendo reclamar además el cumplimiento del contrato.

Si estás pensando en iniciar un proceso de compraventa en Casas Raluy te ofrecemos el asesoramiento jurídico que necesitas. ¡Llámanos!

Tags:

Categories: Blog